La chica del tren, Paula Hawkins

La vida puede aveces darnos una cachetada

Una manera sencilla de resumir este libro; la vida puede ser muy triste si la vives envidiando a los demás por sus éxitos y felicidad.

Si ya leíste La chica del tren, te darás cuenta de que su autora Paula Hawkins lo escribió para que fuera un best-seller momentáneo, nada que recordaras con el pasar de los años después de haberlo leído 1 sola vez. Es gustos se rompe el molde así que no hablaré mal ni bien del libro… solo diré que me aburrió bastante.

 

La chica del tren

3777-Sovra copia.inddSinopsis

¿Estabas en el tren a las 8.04? ¿Viste algo sospechoso? Rachel, sí. Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas… y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece?. Tú no la conoces. Ella a ti, sí.

Veamos un poco como es por dentro:

RACHEL

Viernes, 5 de julio de 2013

Mañana

Hay una pila de ropa a un lado de las vías del tren. Una prenda de color azul cielo —una camisa, quizá—, mezclada con otra de color blanco sucio. Seguramente no es más que basura que alguien ha tirado a los arbustos que bordean las vías. Puede que la hayan dejado los ingenieros que trabajan en esta parte del trayecto, suelen venir por aquí. O quizá es otra cosa. Mi madre solía decirme que tenía una imaginación hiperactiva; Tom también me lo decía. No puedo evitarlo, veo estos restos de ropa, una camiseta sucia o un zapato solitario, y sólo puedo pensar en el otro zapato, y en los pies que los llevaban.

El tren se vuelve a poner en marcha con una estri- 032-LA CHICA DEL TREN.indd 11 30/03/15 8:02 12 dente sacudida, la pequeña pila de ropa desaparece de mi vista y seguimos el trayecto en dirección a Londres con el enérgico paso de un corredor. Alguien en el asiento de atrás exhala un suspiro de impotente irritación; el lento tren de las 8.04 que va de Ashbury a Euston puede poner a prueba la paciencia del viajero más experimentado. El viaje debería durar cincuenta y cuatro minutos, pero rara vez lo hace: esta sección de las vías es antigua y decrépita, y está asediada por problemas de señalización e interminables trabajos de ingeniería.

El tren sigue avanzando poco a poco y pasa por delante de almacenes, torres de agua, puentes y cobertizos. También de modestas casas victorianas con la espalda vuelta a las vías. Con la cabeza apoyada en la ventanilla del vagón, veo pasar estas casas como si se tratara del travelling de una película. Nadie más las ve así; seguramente, ni siquiera sus propietarios las ven desde esta perspectiva. Dos veces al día, sólo por un momento, tengo la posibilidad de echar un vistazo a otras vidas. Hay algo reconfortante en el hecho de ver a personas desconocidas en la seguridad de sus casas.

Suena el móvil de alguien; una melodía incongruentemente alegre y animada. Tardan en contestar y sigue sonando durante un rato. También puedo oír cómo los demás viajeros cambian de posición en sus asientos, pasan las páginas de sus periódicos o teclean 032-LA CHICA DEL TREN.indd 12 30/03/15 8:02 13 en su ordenador. El tren da unas sacudidas y se bambolea al tomar la curva, y luego ralentiza la marcha al acercarse a un semáforo en rojo. Intento no levantar la mirada y leer el periódico gratuito que me dieron al entrar en la estación, pero las palabras no son más que un borrón, nada retiene mi interés. En mi cabeza, sigo viendo esa pequeña pila de ropa tirada a un lado de las vías, abandonada.

Si fue de tu gusto por favor compártelo, déjanos un comentario y ayudamos a llegar a más lectores entusiastas.

Si piensas que algún otro libro debería ser agregado o deseas que se escriba de alguno en particular, solo avísanos en los comentarios.

 

Compártelo en...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *